¿Cómo puede un simple y pequeño trozo de magdalena desencadenar un torrente de sentimientos? La respuesta es a la vez sencilla y complicada: porque los olores y los sabores despiertan nuestros recuerdos. Son ellos los que enriquecen nuestra visión particular del mundo y, a su vez, constituyen en algunas ocasiones nuestra ancla con el pasado.

Leer más